Datos de contacto

Datos de contacto
Haga click en los íconos para más información

lunes, 28 de julio de 2014

Redacción de artículos efectiva




Redactar artículos parece una tarea sencilla. Pero cuando nos hallamos ante la disyuntiva de optar por un estilo preciso, que no sature al lector con la pobreza de contenido y que mantenga la proporción de palabras necesarias para conseguir un posicionamiento web, muchas veces nos vemos en problemas.

Ante todo hay que tener presente, la claridad en el estilo y la concisión del tema al momento de redactar artículos, sean científicos, de interés general, periodísticos, literarios o académicos. Irse por las ramas o cambiar de tema cada párrafo, no ayudará mucho en la tarea de explicar un tema a nuestro lector. Evitar giros lingüísticos, anglicismos, modismos o disgrafías (k, por qué o que; z, por s o c), errores ortográficos y de sentido al redactar el artículo, darán la impresión en los lectores de seriedad al momento de publicarlo.
Escribir conlleva un equilibrio entre el estilo y el contenido, es decir, fondo y forma. Sobre todo si lo que queremos es dejar en los lectores una impresión o idea permanente, al momento redactar nuestro artículo, conviene pensarlo bien antes de sentarse a escribir cualquier cosa.



 Plagiar es la salida más sencilla pero la que más dolores de cabeza deja: queda por el suelo la reputación del redactor de artículos y además la de la página donde se publica el plagio. Posicionar una web es cuestión de tiempo. Una riqueza en contenidos de interés, un buen estilo, con amenidad y sin giros estilísticos complejos, que obliguen al lector buscar en cada párrafo una palabra desconocida en los buscadores, garantiza al menos que nuestros artículos redactados, serán legibles e interesantes. El resto hay que dejárselo a Google.

La tarea del redactor de artículos y contenido web, cada vez parece más amenazada por la incursión de tecnologías y software que quieren equiparar el ingenio de la mente humana. Sin embargo conseguir que un redactor de artículos equilibre en su medida precisa los datos claves para nuestro texto, las palabras para la búsqueda SEO, la corrección ortográfica y sintáctica que hagan que todo fluya con naturalidad dentro de un todo, probablemente no sea el fuerte de las máquinas.

La mayor satisfacción de un redactor de artículos es ver su trabajo publicado, con cientos de visitas, que mejoren el posicionamiento web y consiguan viralidad en las redes sociales, dejando ganancias a sus  clientes. La experiencia nos dice que de cada diez clientes, ocho se quejan por algún detalle en la redacción del artículo. Por eso exigirse más cada día para entregar un texto claro, fluido e interesante, debe ser la clave de una redacción de artículos efectiva. 

lunes, 14 de julio de 2014

Sobre el plagio



El plagio para muchos no es otra cosa que un préstamo, un homenaje que se hace al autor original de un trabajo para “honrarlo”, aunque de una forma bastante poco diplomática. Escribir es una de las actividades de mayor importancia para nutrir el acervo de las culturas. Un texto bien escrito puede suscitar revuelo, polémica, e incluso, desestabilizar los poderes establecidos; si se lo propone puede ser subversivo. Por otra parte, el esfuerzo requerido para escribir un buen texto —desde la redacción, hasta los muchos significados otorgados al momento de su interpretación por parte del lector—, un talento y gran originalidad, que produzca en sus receptores una reflexión, son virtudes que deberían caracterizar a un buen escritor. Todo esto se ve empañado, cuando surgen desde las hondas oscuridades de este nuevo océano de impunidades cibernéticas, los plagiarios.



Un subproducto del abusador, entendido en el peor sentido y del vulgar copista, es el plagiario. El experto en estas lides tiene un ojo de águila sobre cualquier sitio web con buenos textos, que piensa, puede usar para ascender rápidamente en la larga escalera del posicionamiento web; huelga decir, que por regla general, el mediocre ladrón casi siempre se encuentra en el último escalón de la misma. Un buen plagiario carece de escrúpulos en igual medida que en talento y habilidad escritural. Es perezoso y considera que no puede perder tiempo en minucias, como escribir de propia mano un texto: “para eso están otros idiotas útiles que trabajen para mí”, se dice. Su mayor satisfacción se da cuando los incautos lectores de web, comentan diciendo cuánta razón tiene, cuánta brillantez y profundidad tienen el autor. Desde luego, ni corto ni perezoso, da las gracias sin rubor o aspaviento alguno. Así queda rubricada la usurpación del trabajo ajeno por medio de la recepción de elogios inmerecidos.



El plagiario antes que un antisocial, es un parásito. Carece de resortes morales y es por regla general, un idiota —intelectual y moralmente—. Se burla u omite las reclamaciones del autor original del artículo, pues es tan descarado, que sabe que lo que hace no está bien y entonces se ríe de su propia ineptitud. Lo mejor que se puede hacer contra los plagiarios es fastidiarles la vida puliendo el estilo hasta sus límites. Llevando el texto original a niveles inalcanzables para su capacidad intelectual, hará que cuando el plagiario los compare con los propios, palidezca y se sienta humillado.




Avellaneda plagió a Cervantes por pura mediocridad, por la envidia que se despertó en él la genialidad del escritor complutense. Los imbéciles morirán siéndolo y muchos años después de su muerte, continuarán ostentando esa categoría. La muerte no redime la mezquindad ni la idiotez. Bien lo decía el mismo Cervantes al referirse a la verdad: «cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir…». La verdad caerá, tarde que temprano, sobre la cabeza de los inútiles plagiarios, para escarnecerlos por obra de su propia mano. Tengan cuidado de toparse con ellos.

lunes, 7 de julio de 2014

Muestra redacción Libro sobre obesidad junio 2014

                                                     Libro: Método para prevenir obesidad (junio 2014)




                                    













domingo, 30 de marzo de 2014

Artículo: Sobre el grafitti y la ventana rota (Esferapública.org)

 http://esferapublica.org/nfblog/?p=66447
Click en la imagen para redireccionar a Esferapública.org

Publicado: 03/28/2014


La destitución del alcalde de Bogotá Gustavo Petro por el procurador general Alejandro Ordóñez, ha tenido repercusiones que van mucho más allá del mero asunto administrativo-disciplinario. La polémica decisión por parte del alcalde encargado Rafael Pardo, en cabeza del jefe de policía, de borrar los graffitis sobre la calle 26, indignó a artistas urbanos y a muchos ciudadanos librepensadores. La postura ideológica de un sector afín a la ideología burguesa y conservadora, opuesto a las concepciones contestatarias del arte —por naturaleza subversivo—, obedece a un pulso político de la historia reciente de Colombia. Petro durante su mandato, abrió las puertas a artistas callejeros y tribus urbanas, que pedían a gritos un espacio de pluralismo cívico dentro de las políticas administrativas que generalmente los excluyen. Por esta razón, se despertaron suspicacias en muchos: ¿por qué a pocos días de ser depuesto Petro, el nuevo alcalde manda a la policía a eliminar estos espacios de expresión artística urbana?
Esta discusión nos remite a tiempos que ya creíamos superados. Durante el régimen nacionalsocialista en Alemania, Adolfo Hitler y su ministro de Propaganda Joseph Goebels, inocularon el virus de la categorización de arte degenerado para aquellas obras que no estaban en concordancia con el espíritu político de arianización del Reich. Pinturas de Kokoschka, Kandinsky, Edvard Munch, Klee; el cubismo, el dadaísmo y en general, todas aquellas obras que no satisfacían el criterio estético de aparatosa solemnidad del régimen, fueron confiscadas y destruidas. El odio de Hitler por el modernismo, tiene un sutil paralelo en la política cultural de las elites colombianas. Es particularmente sugerente a este respecto, como, por ejemplo, se hacen críticas benévolas de performances e instalaciones de pésimo gusto y sin ningún rasgo de esteticismo, por el simple hecho de venir de las academias reconocidas donde se forma el arte burgués nacional (el odioso establishment). Por el contrario, al arte callejero y por añadidura empírico, como el graffiti, se lo discrimina por «ser de mal gusto y afear» la ciudad. Ésta bien podría ser una concepción política del arte.
El principal argumento es la “Teoría de la ventana rota”. Según esta, una ventana rota replica la sensación de inseguridad y descuido, haciendo un guiño para que la anarquía, el desorden y el vandalismo, se multipliquen por las zonas marginadas. A mediados de los años ochentas, la teoría de dos criminólogos, James Wilson y George Kelling, empezó a aplicarse al metro de Nueva York. El sistema estaba tomado por la delincuencia que hacía graffitis en los vagones; los vándalos entraban al sistema saltándose el torniquete para así evitar pagar (impresionante paralelismo con lo que sucede en el Transmilenio bogotano). Recurriendo a una estrategia represiva, los distintos alcaldes de New York consiguieron disminuir los focos de delincuencia, representados en los abandonados subways neoyorkinos, invirtiendo así la espiral criminológica, y devolviendo su color original a los vagones de metro. Queda la pregunta: ¿es posible educar a un pueblo solo por medio de la represión?
En Bogotá se pretende algo semejante, destruyendo como mandalas el arte urbano para devolverle el lúgubre color gris a los murales pintados por los artistas callejeros. ¿Es peor que un joven invierta su tiempo en pintar un graffiti o que se dedique al robo? El grafitero, por regla general, simplemente busca un modo de expresión e inclusión en una sociedad cada vez más excluyente, sumida en un modo de vida de feroz capitalismo que ve al artista como un zángano. La planeación urbanística en la capital colombiana debería considerar medidas mucho más de fondo, que la supuesta anarquía administrativa de permitir espacios comunes para la libertad artística de los artistas callejeros. ¿No debería aplicarse la teoría de la ventana rota a otras zonas de Bogotá, que en verdad la están pidiendo a gritos?

jueves, 6 de febrero de 2014

Artículos Ojocientifico.com


Fue en 1780 que Johann Silberchslag, un naturalista y biólogo alemán, describió por primera vez el fenómeno que hoy conocemos como espectro de Brocken. Durante el siglo XVIII, en los bosques europeos, se comenzó a tejer una leyenda según la cual, en tardes otoñales y frías, aparece un fantasma gigantesco que aterroriza a los viandantes.
Así pues, el llamado «espectro de la montaña» que aterrorizó a los aldeanos alemanes en las inmediaciones de los montes Harz, fue descrita como una sombra larga proyectada sobre los caminos, el follaje o en el cielo mismo. Sin embargo, esta «aparición» es tan solo una ilusión óptica, muy común en las tierras altas, y ahora, gracias al conocimiento de la ciencia, podemos explicarlo dejando de lado sus significados sobrenaturales.... (para leer completo click en la imagen)

Artículos Ojocientífico.com



Uno de los mayores anhelos del hombre ha sido viajar en el tiempo. La imposibilidad física de trasladarse a un evento anterior o posterior al nuestro, puebla y estimula la imaginación de novelistas y cineastas que sueñan con ver algún día por parte de la ciencia, cristalizada esta utopía.
Una de las posibles paradojas que se desprenderían de un potencial viaje en el tiempo es conocida popularmente como la paradoja del abuelo. Vamos a ver en qué consiste esta disparatada idea popularizada por la cultura popular, particularmente por muchas series de televisión actuales.... (click en la imagen para leer texto)

miércoles, 22 de enero de 2014

Calculadora para freelancers



Esta calculadora freelance, le muestra al trabajador autónomo cuánto y por qué debe cobrar para hacer rentable su trabajo. Muchas veces los freelancers nos vemos abocados a firmar contratos leonínos para satisfacer necesidades primarias, pero nos olvidamos de lo verdaderamente sustancial: que nuestro negocio es como cualquier otro y que necesitamos resolver problemas como servicio médico, vivienda, alimentación, viajes, ocio, etc. Ya que no tenemos un contador que nos lleve las finanzas, esta excelente calculadora puede hacerlo por nosotros, dándonos una perspectiva financiera del presupuesto de nuestro proyecto, y si es viable o no.

http://www.calculadorafreelance.com

sábado, 14 de diciembre de 2013

Libros publicados

Libro El Hondo Pozo de la Noche, publicado en ww.autoreseditores.com

Libro físico en venta a cualquier lugar del mundo



Poemario: Donde reposa el sueño de las orquideas






Libro físico a la venta en cualquier lugar del mundo

Libro físico a la venta a cualquier lugar del mundo



jueves, 5 de diciembre de 2013

Viper Plagiarism: aliado contra el plagio





El mayor dolor de cabeza de los desarrolladores web es el plagio. Tomar “prestados” contenidos ajenos para hacerlos pasar por propios, es una práctica antietica además de ser un delito. Muchas personas que quieren contratar servicios revisan el currículum del escritor o redactor y preguntan si son originales los contenidos. Para evitar esta desagradable experiencia, tanto para el redactor, que se verá ofendido por cuestionar sus habilidades, como por el contratante quien se mostrará receloso en pagar a un timador, existe una herramienta invaluable.

Viper Plagiarism es un software que escanea el contenido de un texto y lo busca en toda la Internet, dando un porcentaje del 99% de fiabilidad ante los plagios. Dentro de sus ventajas está que es completamente gratuito. Simplemente es necesario registrarse en su web http://scanmyessay.com y descargar el software.